El ictus es una enfermedad cardiovascular que aparece como consecuencia de un trastorno fuerte de la circulación sanguínea del cerebro.

Diferentes estudios relacionan mayores posibilidades de desarrollar ictus si se parte de una situación de sobrepeso y obesidad.

El ictus es un problema grave dado que altera determinadas regiones del cerebro, las cuales pueden dar lugar a parálisis. En muchos casos sufrir un episodio de ictus puede resulta mortal de ahí la importancia de prevenir todos aquellos factores que predisponen a esta enfermedad.

Ictus y obesidad

Como decíamos al inicio del artículo, existen numerosos estudios que relacionan una mayor prevalencia a padecer ictus si se padece obesidad.

Uno de ellos, una investigación realizada por el Centro de Investigación Biomécanica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERon) ha demnostrado que las personas con obesidad presentan niveles superiores del aminoácido homocisteína en sangre.

El tener este aminoácido homocisteina en la sangreen niveles mucho mayores que aquellas personas que tienen un peso normal aumenta el riesgo de sufrir un ictus.

Por otro lado, en la misma investigación se determinó que las personas con ictus, tenían un índice de masa corporal mayor que las personas sanas, así que por sí solo, el sobrepeso representa un grave factor de riesgo.

Asimismo, no debemos olvidar que el sobrepeso y la obesidad a su vez están relacionadas con una mayor prevalencia a padecer diabetes, hipertensión y colesterol, los cuáles a su vez  son causas y factores de riesgo para sufrir un  ictus.

Una vez más los estudios médicos confirman el peligro que supone para nuestro cuerpo el “tener kilos de más” ya que los problemas que conlleva el  exceso de peso son como el  efecto bola de nieve, donde un problema lleva al otro y cada uno puede ser más grave que el anterior.

Si quieres más información déjanos tu nombre y tu teléfono y te llamamos nosotros.

–>> SOLICITA INFORMACIÓN AQUÍ <<–