No todo los  casos de sobrepeso y obesidad son iguales, existen diferentes tipos de obesidad y por ello es importante conocer las diferencias.

Sobre lo que no hay dudas es sobre la Obesidad Generalizada. Es la típica obesidad en la que podríamos decir que el tejido adiposo (grasa) se distribuye equitativamente por todo el cuerpo. Esto es obesidad. El modo de saber qué grado de obesidad existe es calculando el IMC.

El IMC-Índice de Masa Corporal- mide la relación peso/altura dividiendo el peso (expresado en kilos) por el cuadrado de la altura (expresada en metros). El resultado nos indica si nuestro peso es un peso normal, sobrepeso, obesidad, etc..

Para calcularlo debe hacerse del siguiente modo, por ejemplo:
Si el peso es de 75 kilos y la altura es de 1,60 metros, deberemos hacer:

a).-Calcular la altura al cuadrado (1,6 x 1,6)=2,56
b).-Dividir los kilos por el cuadrado de la altura: 75/2,56= 29,29

En este caso el IMC resultante es de 29,29: SOBREPESO

Se trata de una obesidad causada mayoritariamente** por una vida sedentaria y unos malos hábitos alimenticios y/o altas ingestas calóricas ( comer más de lo que se debe)

La mejor forma de combatirla es con tratamientos específicos destinados a ello (bypass gástrico o tubo gástrico principalmente) que ayuden no tanto al hecho de comer menos sino a comer lo necesario.

Por otro lado, está la Obesidad Abdominal, tan peligrosa en términos de enfermedades que se relacionan con ella como la obesidad generalizada. La obesidad abdominal es más frecuente en los hombres que en las mujeres. A menudo va acompañada de una obesidad o sobrepeso generalizado.

Sólo unos datos a tener en cuenta para comprobar que la llamada “curva de la felicidad” puede ser nuestro mayor enemigo:

Tanto hombres como mujeres con obesidad abdominal tienen

  • Un 52% más de posibilidades de padecer cáncer de colon que las personas con una relación entre cintura y cadera normal.
  • Una probabilidad 7  veces mayor de sufrir un ictus.
  • las probabilidades de tener un accidente cerebrovascular son 8 veces superiores
  • En el caso de mujeres con obesidad abdominal las probabilidades de desarrollar un cáncer de páncreas aumentan  hasta un 70%.
  • En el caso de los hombres, un coeficiente de cintura/cadera mayor a 0,99 aumenta hasta un 43% el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

…. podríamos seguir, pero son datos más que suficientes para hacernos una idea del peligro de tener “barriga”.

Existe obesidad abdominal cuando el abdomen tiene un aspecto hinchado (barriga) y por lo tanto cuando una buena parte del tejido adiposo (grasa) se concentra en esta zona. En términos coloquiales vendría a ser la típica “barriga cervecera”.

La forma de medirla es controlando el diámetro de tu cintura. A partir de valores por encima de 88cm en las mujeres y por encima de 102 para hombre, empieza a ser preocupante.

Por último, en el caso de las mujeres podríamos hablar de otro tipo de obesidad que no responde a los patrones médicos de obesidad como tal; se trata de la obesidad glútea, una acumulación de grasa en la parte inferior del cuerpo, cadera y rodillas. Este tipo de obesidad si sólo se concentra en esta zona no debe tratarse con tratamientos quirúrgicos destinados a combatir la obesidad – como los que mencionamos en nuestra web- sino con otro tipo de opciones encaminadas a resolver problemas hormonales, de alimentación y problemas circulatorios.

** La obesidad es una enfermedad multifactorial en la que intervienen muchas causas, factores genéticos, fisiológicos, de conducta, etc…

Si quieres más información déjanos tu nombre y tu teléfono y te llamamos nosotros.

–>> SOLICITA INFORMACIÓN AQUÍ <<–