La mayoría de personas que padecen obesidad se enfrentan a menudo a prejuicios en relación a su exceso de peso.

La obesidad no se ve como una enfermedad que es, y esto hace que en general en determinadas circunstancias se atribuya la obesidad a una serie de características del individuo que la padece (pereza, dejadez, etc..) cuando en realidad no es así. No debemos olvidar que para el paciente obeso hay una larga lista de factores que están fuera de su control y que facilitan la ganancia de peso.

Una persona delgada difícilmente podrá entender que una persona con obesidad pueda tener varios episodios de ansiedad por la comida durante el día. Tampoco entenderá por qué (en general) una persona con un problema de obesidad obtiene menor satisfacción con la comida que la que obtiene una persona con un peso saludable y que eso es lo que le lleva a comer más para poder sentirse satisfecho.

También es difícil explicar por qué determinados alimentos especialmente ricos en calorías pueden llegar a generar una especie de “adicción” entre los pacientes con obesidad, predisponiendo su elección hacia alimentos poco saludables.

……….y así podríamos seguir con una larga lista de factores (genéticos, culturales, fisiológicos, etc..) que se encuentran detrás de la enfermedad.

Asumir que es una enfermedad es también un tema importante para el paciente obeso puesto que en ocasiones, la obesidad tampoco se percibe como tal por parte del propio paciente.

“En mi familia siempre hemos sido de constitución fuerte”, ” desde pequeño que soy así no puedo hacer nada”, “es mi metabolismo, creo que siempre estaré gordo”, “me sobran unos kilos de más pero tampoco creo que la obesidad sea tan mala para mi salud”

… son algunas de las observaciones de personas con obesidad que a pesar de saber que no su exceso de peso no es saludable tampoco lo perciben como una enfermedad que puede traer consigo otras muchas enfermedades graves.

¿Qué hacer al respecto? ¿Cómo acabar con el problema de la obesidad? ¿Es efectiva la cirugía de la obesidad?

Seguir concienciando desde diferentes perspectivas sobre el problema de la obesidad y sobre su consideración como enfermedad y a la vez facilitar el conocimiento de técnicas como el bypass gástrico o tubo gástrico que han demostrado ser claramente efectivas para el tratamiento de la obesidad recordando que:

BYPASS GÁSTRICO:

. Es una técnica avalada por todas las sociedades médicas destinadas al estudio y tratamiento de la obesidad.

. Más de 25 años de existencia. En las últimas décadas los avances que se han dado en este campo son espectaculares, haciendo que en la actualidad sea una técnica con un bajo riesgo de complicaciones 2% y una tasa de mortalidad de un 0,35% (similar a la de otro tipo de intervenciones como puede ser una operación de apendicitis o de cálculos en la vesícula).

. Los pacientes consiguen una pérdida de exceso de peso media de entre el 70-80%

. Efectiva a largo plazo

. Se lleva a cabo por laparoscopia realizando pequeñas incisiones.

. El periodo de hospitalización es de entre 3-4 días

. Además del seguimiento postquirúrgico, un año después de la intervención requiere de un seguimiento más continuado del paciente. Dependiendo de cada caso será de cada 3-6 meses.

Para más detalles puedes consultar más información sobre la reducción de estómago por bypass gástrico aquí o bien llámanos o solicita una vista informativa gratuita y sin compromiso con el Dr. Rafael Ruiz Orellana, especialista en Cirugía de la Obesidad.

….

TUBO GÁSTRICO- GASTRECTOMÍA VERTICAL-MANGA GÁSTRICA

. Es una técnica avalada por todas las sociedades médicas destinadas al estudio y tratamiento de la obesidad.

. En las últimas décadas los avances que se han dado en este campo son espectaculares, haciendo que en la actualidad sea una técnica con un bajo riesgo de complicaciones 2% y una tasa de mortalidad de un 0,25% (similar a la de otro tipo de intervenciones como puede ser una operación de apendicitis o de cálculos en la vesícula).

. Los pacientes consiguen una pérdida de exceso de peso media de entre el 60-70%

. Efectiva a largo plazo

. Se lleva a cabo por laparoscopia realizando pequeñas incisiones.

. El periodo de hospitalización es de entre 2 días

. Además del seguimiento postquirúrgico, un año después de la intervención requiere de un seguimiento anual del paciente.

Para más detalles puedes consultar más información sobre la reducción de estómago por tubo gástrico aquí o bien llámanos o solicita una vista informativa gratuita y sin compromiso con el Dr. Rafael Ruiz Orellana, especialista en Cirugía de la Obesidad.

Si quieres más información déjanos tu nombre y tu teléfono y te llamamos nosotros.

–>> SOLICITA INFORMACIÓN AQUÍ <<–